Club de Lucha Canaria Tinamar
Imprimir 
Notice: Undefined variable: text in /var/www/webs/vegasanmateo/components/com_easyfaq/easyfaq.html.php on line 779

Los orígenes de la lucha canaria en nuestro municipio son desconocidos, así lo demuestra diferentes documentos gráficos existentes y los testimonios de personas que desde muy joven estaban vinculados a este noble deporte.

En la primera mitad del siglo XX, aficionados a la lucha canaria de nuestro pueblo se desplazaban a otros municipios para disfrutar de este deporte, y luego lo practicaban cogidos del cinto en la lucha de barrios o en las trillas. Sólo bastaba apartar las piedras de los cercados y solares llanos y se formaba así el terrero. No existían ni reglamentos ni federaciones, todos se lo amañaban entre los jurados que estaban formados por los más veteranos o de edad más avanzada.

Durante los años cuarenta se forma el equipo del Saucillo, siendo algunos de los promotores Don José Santana Ventura, Don Antonio Padrón o Don Antonio Navarro. Destacando como luchadores: José Ventura, Manuel Navarro Gómez, Antonio Santana "El Mallorquín" entre otros. Los entrenamientos se realizaban en el taller de Maestro Lorenzo, para posteriormente pasar a un solar en la calle Suárez Navarro. Los encuentros luchísticos se celebraban en donde hoy está ubicada La Feria y en La Alameda de Santa Ana.

Con la intención de hacer un conjunto más competitivo se contrata como entrenador y luchador a Antonio Hernández el "Pollo del Callejón", sucediéndole en el cargo José Pulido Ascanio "Camurrita", desarrollando con eficacia sus funciones durante dos años.

En la década de los setenta, se nota, con gran satisfacción el proceso ascendente de la lucha canaria en nuestro pueblo. En 1978 el Tinamar logra subir a la máxima categoría de preferente por primera vez en su historia. Cuenta en sus filas con luchadores de la talla de Segundo Lorenzo "Pollo de Valleseco", Pedro Sánchez "Periquín", Antonio Macías, José Quintana, Juan Francisco Quintero "El Herreño" ;Miguel Ángel Casaña entre otros.

En los años siguientes destacan luchadores como: José Monzón "El Molinero", Francisco Santana "Pollo del Trigo", David Miranda, Carmelo Padrón, Manuel Hernández "El Pala" o Juan Peña.

En sus comienzos, el equipaje era totalmente blanco y posteriormente durante muchos años la indumentaria estaba formada por una camisa amarilla y pantalón azul oscuro. A principios de los setenta comienza a defender los colores actuales, camisa naranja y pantalón azul, convirtiéndose el azul y naranja en los colores de referencia para la Vega de San Mateo.

En cuanto al terrero o campo de lucha utilizado, el primero fue en la calle José Antonio, frente al Cien, posteriormente se desplazó a la calle Dr. Ramírez Cabrera. Finalmente se traslada al terrero que el Ayuntamiento construye en el Callejón frente al molino de gofio del pueblo (actualmente la calle Canónigo Tomás Ventura) y en el que todavía, tras las últimas reformas, el Tinamar disputa sus encuentros. Desde sus orígenes el Tinamar comenzó a hacerse acreedor de una prestigiosa fama entre los diferentes clubes de la isla y año tras año incrementaba los aficionados que alentaban a su conjunto preferido. Con el paso del tiempo conseguía méritos cada vez más valiosos, todo debido al esfuerzo de los puntales foráneos y de la formidable cantera local formada por Quintino, los hermanos Navarro y el "Pollo de Camaretas".

Pero es en 1983 cuando comenzaría la explosión deportiva del Club, y se consolida la lucha canaria como referente deportivo en nuestro pueblo. En este año se ficha a Manuel Báez "Manolín", que se trae consigo un luchador juvenil proveniente de la isla de Fuerteventura: Pedro Cano.

En estos último veinte años cuando el club ha logrado sus mejores gestas deportivas, alcanzado la máxima categoría en 1986 y siendo uno de los pocos clubes del archipiélago que la mantiene hasta la actualidad. Es en este periodo cuando ha conseguido que los aficionados abarroten los terrenos y pabellones deportivos. Es uno de los clubes que ha hecho de la lucha canaria un deporte de masas. Así durante los años ochenta y noventa consigue numerosos títulos en las diferentes categorías, juveniles y senior y en los diferentes torneos. (Liga insular Cabildo de Gran Canaria o de La Caja) así como torneos organizados por distintos clubes. Pero es en 1991 cuando consigue el máximo título regional, proclamándose campeón de la Liga de Preferente Coronas y ostentar durante la última década varios subcampeonatos de la Liga Regional Gobierno de Canarias.